40 años de la Constitución Española: la reforma necesaria

13 dic web1

Cuando se cumplen cuarenta años de la Constitución de 1978, el balance sobre su utilidad e importancia como marco de convivencia y para el progreso y la transformación de España no puede ser más positivo. Pero la madurez de nuestra democracia,
construida sobre esa Constitución obliga también a plantearse nuevos impulsos que den respuesta desde la Carta Magna a cuestiones no resueltas o no planteadas hace cuarenta años: no se trata de abrir un proceso constituyente, sino de introducir reformas que revitalicen y refuercen la legitimidad de la Constitución española, abordando, en particular, la reforma del modelo autonómico. 

Existe sobrada masa crítica, tanto desde el mundo académico como del de las instituciones, para abordar, en el ámbito político, el debate sobre el alcance de esas reformas. También, una gran mayoría de los españoles -casi el 70%- es partidaria de reformar la Constitución, con un 49,3% favorables a una reforma “importante”, mientras que solo un 14,9% considera que “hay que dejarla como está (CIS, septiembre 2018).

Quienes son más reticentes a abordar la reforma de la Constitución esgrimen dos argumentos: la incertidumbre sobre el alcance de la reforma y la práctica imposibilidad de alcanzar un consenso como el de 1978 (325 de los 350 diputados votaron a favor). Pero la realidad es que, de haber adoptado esas premisas, nunca se hubiera alcanzado el consenso en torno a la Constitución de 1978. Solo desde un diálogo político previo, que no se ha producido, podría constatarse la existencia o no de una masa crítica suficiente para abordar la reforma, podrían definirse las cuestiones a abordar en la reforma, y conocerse las líneas rojas de cada fuerza política para, desde ahí, iniciar un proceso de discusión-negociación en un formato alejado del ruido ineficaz de la política en abierto.

Como algunos han señalado, es preciso iniciar un tiempo de reforma en que se aborden cuestiones que ya venían siendo urgentes. La actual es una Legislatura perdida; solo cabe esperar que, al menos, se recupere con fuerza en la opinión pública esa  necesidad y urgencia, y que los grupos políticos comiencen a salir de su ensimismamiento, de su inmovilismo.

RAFAEL ESTRELLA (Almería 1950).

Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Granada.

Fue Profesor Asociado en el Departamento de Análisis Geográfico Regional de la Universidad de Granada. También, Profesor Colaborador Extraordinario en el Departamento de Ciencia Política y de la Administración de la misma Universidad.

Senador (1979-1993) y Diputado en Cortés (1993-2006) en representación de la provincia de Granada y miembro del  Parlamento Europeo (1986-87).

Experto en relaciones internacionales, presidió la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado y ha sido Portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados.

Presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN durante los años 2000-2002.

Entre 2007 y 2012 fue embajador de España en Argentina.

Autor de numerosos artículos en revistas especializadas y obras colectivas sobre la seguridad europea y relaciones trasatlánticas;
Mediterráneo o diplomacia pública. Fue el primer parlamentario español en abrir una página Web, en 1996.

IMG_1248

Ponente: Rafael Estrella

Presenta y coordina: Miguel Jerez Mir

Lugar: Biblioteca de Andalucía, aula 1

Fecha: Jueves, 13 de diciembre, 19,30 h