¿Es posible la independencia judicial en una sociedad de masas?

indep judicial

Cuando creíamos haber conquistado la modernidad, el pueblo quiere volver a los tiempos oscuros. Si hay algo que lo demuestra es la generalización de la estupidez, lo que los antiguos llamaban las tinieblas, y sobre todo la crueldad. No hay tiranía comparable a la de la multitud, decía Filmer. Podríamos añadir que tampoco existe crueldad superior a la suya. Formalmente, el proceso penal se sigue desarrollando con plenitud de garantías. Las penas, caso de ser impuestas, rehúyen el castigo físico y se suavizan al máximo: abolición de la de muerte y las reclusiones “de por vida”, sistemas de gradación de la libertad, reeducación penitenciaria etc. La razón es muy sencilla: una economía basada en la eficacia no necesita ese tipo de castigos corporales, no son productivos, además pueden generar rechazo. Nuestro sistema represivo se basa ahora en la exclusión social a través de penas infamantes, que no tienen por qué ser impuestas formalmente.

Los que infringen las reglas deben ser derrotados socialmente, en consecuencia serán humillados en una forma que haga  imposible la solidaridad. No ha habido jamás mejor instrumento que el de la Inquisición; antes estaba en manos de la Iglesia, ahora de la inmensa mayoría, que utiliza el deseo de espectáculo de los medios de comunicación en combinación con el protagonismo del juez penal. Cuando los acusados son tratados como alimañas, acosados a la entrada y salida de los juzgados hasta el punto de que tienen que ocultar su rostro como si fueran apestados, lo son realmente, el proceso penal ha dejado de existir, se convierte en un “auto de fe”. En esas condiciones, es absurdo hablar de imparcialidad, los jueces ni siquiera tendrán la suficiente serenidad de juicio como para preocuparse por ella.

Plácido Fernández-Viagas Bartolomé

Juez desde 1978. Magistrado en excedencia. Ha ejercido la Abogacía especializado en Derecho Penal. Actualmente, es Letrado del Parlamento de Andalucía por oposición. Es también Doctor en Ciencias Políticas. En relación con el tema, ha escrito El juez imparcial ¿han tomado los bárbaros el poder judicial? (Ed. Comares. 2ª edición 2015). Sus publicaciones principales en las editoriales Civitas y Aranzadi han estado dedicadas al estatuto de los parlamentarios y a la independencia e imparcialidad del Poder Judicial. A título de mero ejemplo, ha publicado La inviolabilidad e inmunidad de los diputados y senadores; Civitas, 1990, o El Poder Legislativo entre la política y el derecho, en Aranzadi.

unnamed

 

 

Coordinador: Antonio Fernández Montoya y Cristina Cueto Moreno

Ponente: Plácido Fernández-Viagas Bartolomé

Lugar: Biblioteca Provincial de Andalucía. Aula 1

Fecha: Lunes, 19 de septiembre, 20:00