La Democracia a Debate

La democracia, tanto a nivel español como europeo, atraviesa momentos difíciles. Los ciudadanos se muestran cada vez más desafectos con los partidos políticos tradicionales y se extiende una cierta sensación de no estar bien representados por ellos, lo que tiene negativas consecuencias sobre la confianza, la participación y el estado de ánimo social. Aún más graves efectos de esta crisis democrática son la corrupción económica y política, y la posibilidad de que puedan florecer, como ya está sucediendo en algunos países, movimientos extremistas e intolerantes.

En este ciclo de “La democracia a debate”, el Ateneo de Granada, como institución que difunde la cultura y defiende la pluralidad, se propone debatir sobre las causas, los efectos y las posibles soluciones para este conjunto de problemas, con la participación de representantes del mundo académico, político y ciudadano de Granada y de España, mediante conferencias, mesas redondas, entrevistas y discusiones abiertas a todos.

Dirección y coordinación: Antonio Fernández Montoya

Amenaza global a la democracia (II): El papel de los medios de comunicación y de las redes sociales

9 marzo web

En la amenaza global a la democracia, como se llama este ciclo, juegan un papel fundamental los medios de comunicación, entre los cuales los llamados tradicionales, sobre todo la prensa escrita, han sido esenciales para defenderla, para explicarla, para difundirla.

La corrupción en la cultura

20 marzo web

En el panorama de la actualidad nacional el fenónemo de la corrupción ha alcanzado un protagonismo extraodinario, soprendiendo a la opinión pública y dejando caer sobre la percepción de la sociedad española una profunda depresión. Da la impresión de que ningún ámbito de la sociedad española actual escapa a este fenómeno y la cultura no es ninguna excepción.

Sobre la educación política

9 feb web

Nos encontramos en una época en la que es imprescindible que abordemos la cuestión de la educación política, directamente, al modo en que los románticos lo hicieron con la educación estética, que en el fondo no era sino una educación política. Es verdad que la educación política tiene en nuestro país muy mala prensa, si bien que ganada con todo merecimiento. Aún resuena en la memoria aquella Formación del Espíritu Nacional, que fue en lo que consistió la educación política en este país bajo la dictadura franquista. Después, ya en democracia, trató de corregirse la ausencia de educación política por medio de la introducción en el sistema educativo de una educación para la ciudadanía que no tuvo suficiente acierto. En mi opinión, hoy habría que volver a intentarlo.